Masters de Miami 2024: Alcaraz ‘El Intratable’, tenis a ritmo de exhibición | Tenis | Deportado

Hay imágenes que definen una victoria, y otras que también definen una circunstancia. Oh el valor de ese momento en el que Carlos Alcaraz se acerca a la pelirroja, flexiona sus varas y pulsa eléctricamente, disfrazado del mismo Pete Sampras. Al más puro estilo pistolero. Suspendido en el aire, el murciano descarga el enorme trallazo y querrá expresar un día más, para los que no quieran delatarse entre los invitados, que aquí está hoy él, El Intratable, El Inasequible, lo insoportable. Como si se prefiriera. ¡Explosión! ¡Explosión! Padece esta vez Lorenzo Musetti, todas las formas y todos los estilos, igualmente roto: 6-2 y 6-4, en 1h 14m. No hay nadie que pueda interponerse en el camino del cliente y, a excepción de un tal Jannik Sinner, parece poco probable que otro rival corte estos días en su traslado a Miami, una continuación aséptica de lo ocurrido durante las dos semanas anteriores a Indian Pozos.

Campeón absoluto en California, expresado con un alcalde redondo de Florida, da testimonio de una versión más decidida y muy completa de hoy, busque este tenista siempre imaginado. Va de expositor en expositor encontrando ese punto ideal en el que estética y eficacia coinciden en un todo que busca lo perfecto. La ofensiva es bestial. Musetti se inclina después de haber acertado 23 tiros de gancho y un verdadero asedio en rojo, donde el gancho ha efectivo 22 de las 26 aproximaciones que reflejan su casa de servicios. Cuatro rotaciones hasta la final. “Estoy muy contento con mi activación. El resultado fue realmente bueno para los problemas y supo qué hacer en los momentos importantes. Los peloteos han sido duros. Puedo descubrir muchas cosas buenas de este partido”, valora el español, presente en los instantes finales, en los que se disputará el partido contra el búlgaro Grigor Dimitrov.

Si tiendes a ingeniar esto para dar con la fórmula, porque Alcaraz crece y crece, sigue cargando el depósito de confianza y su tenis desaparece. En apenas cuatro minutos ya ha parado el servicio a Musetti, e incluso el italiano (22 años, 24º del mundo) propone y propone en los intercambios, de muchos a muchos de ellos, si lucha contra una angustiada y supremamente opresiva. Realidad que me lleva a pensar en todo lo que hay con él, que hay que alcanzar la perfección para tener opciones. Y ni suena así, a veces. No te preocupes, vale la pena, porque está conectado por todos lados con el Palmar, lo cual es divertido, se puede tirar como si fuera un cinturón elástico y fijarlo. No te desanimes: esto es lo que quieres. Una vez más, expresó muchos puntos cuando y como quiso, sin tener una sensación de gran superioridad, ya que nació con el libro en la mano.

Tiene algo absurdo sobre ti, porque no entiende la lógica, ni las fases ni los procesos. Simplemente juego. Delaware Colita A Colita, punto para Musetti; pero, a la hora de la verdad, zarpazo y más zarpazo. Ya hay tiempo para que los viejos se los coman. Algo innato va incorporando el método. La conjunción onírica entre fantasía y raza. No se trata de lo que es, de lo que ves, sino de lo que se te puede apegar, de lo que necesitas para la mañana. Han pasado 20 años, así que el tiempo lo dirá, pero el tenis se ha disfrutado en el presente por la diablura de un joven superdotado que trabaja para ganar consistencia y reducir las lagunas. Indian Wells, punto de inflexión. Después de estos meses difíciles. “Gracias por este torneo que me hizo sentir mejor”, dijo. “Ahora tengo mucho dinero para entrenar, disfruto entrenar. Estoy en un buen lugar tanto a nivel personal como profesional. Espero seguir así. Es una sensación muy bonita”, se recupera feliz Alcaraz.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.