Luis Rubiales renuncia a su cargo de presidente de la RFEF: «Hay poderes fcticos que impedirn mi vuelta»

Actualizado

«Insistir en quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federacin ni al ftbol espaol», asegura en su comunicado.

Luis Rubiales, tras la final del Mundial en Sydney.AFP
  • Fiscala Aade el delito de coacciones al de agresin sexual
  • El detalle que podra complicar su defensa «Le coge de la cabeza y no tiene posibilidad de zafarse»

Luis Rubiales ya no es presidente de la Federacin Espaola de Ftbol. El mximo dirigente, que hasta esta noche de domingo estaba suspendido por la FIFA, ha dado un paso con el que pocos, includos sus ms estrechos colaboradores, contaban. Como ha hecho pblico l mismo a travs de un texto en sus redes sociales, a las 21:30 ha comunicado al presidente de la Junta Gestora, Pedro Rocha (al que l mismo design), «mi renuncia al cargo de presidente de la RFEF». Luis Rubiales ya es historia en el ftbol espaol.

«Tras la veloz suspensin realizada por la FIFA, ms el resto de procedimientos abiertos contra mi persona, es evidente que no podr volver a mi cargo», cuenta Rubiales en esas lneas, expuestas pblicamente de una manera curiosa, mediante un Google Drive colgado en su cuenta de Twitter, creada ad hoc en mitad de toda la tormenta que se lo ha llevado por delante. «Hay poderes fcticos que impedirn mi vuelta», sostiene despus de decir que se marcha porque «quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federacin ni al ftbol espaol».

Para saber ms

Rubiales, que desde el pasado 26 de agosto se ha movido entre Motril, su pueblo, y algunas localidades cercanas, que haba cortado el contacto con la mayora de sus cercanos en la Federacin, que meditaba cmo reaccionar al ‘tsunami’ que sobrevino al beso que le dio a Jenni Hermoso, ha optado por marcharse.

«Campaa desproporcionada»

Por qu? Es difcil saber qu pasa por la cabeza de un personaje tan complejo como l. Si se hace caso al comunicado, se va porque sabe que no podr volver y tambin, dice, por preservar el Mundial 2030: No quiero que el ftbol espaol pueda resultar perjudicado por toda esta campaa tan desproporcionada y, sobre todo, tomo esta decisin tras haberme asegurado de que mi marcha contribuir a la estabilidad que va a permitir que tanto Europa como frica sigan unidas en el sueo de 2030, que permitir traer a nuestro pas el mayor evento del mundo».

Eso s, en el comunicado emitido a las 21:54 de este domingo anuncia que va a defender su postura delante de quien sea (y ese quien sea se refiere a la querella que le ha interpuesto esta semana la Fiscala de la Audiencia Nacional por agresin sexual y coacciones a Jenni Hermoso). «Tengo fe en la verdad y voy a hacer todo cuanto est en mi mano para que prevalezca. Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecucin desmedida, as como muchas falsedades, pero tambin es cierto que en la calle, cada da ms, la verdad se est imponiendo», explica en ese texto alguien que se marcha tras cinco aos de mandato.

«La felicidad que me llevo»

Lleg en 2018, poco antes del Mundial de Rusia, ganndole las elecciones a Juan Luis Larrea por 80 votos contra 56. Cambi la Federacin en casi todas sus estructuras, la moderniz (no era algo muy difcil), multiplic sus ingresos y la meti en el Siglo XXI. «Ah est la gestin de mi equipo y, sobre todo, la felicidad que me llevo por el enorme privilegio de estos ms de cinco aos al frente de la RFEF», explicaba ayer. Pero, en el otro lado de la moneda, al poco de llegar destituy a Julen Lopetegui a 72 horas de empezar un Mundial pese a que no menos de una docena de personas le pedan que no lo hiciera aquella noche en Krasnodar. Despus, ya se sabe, y pese a que en los reservados de los restaurantes lujosos de Madrid otros actores principales del ftbol insinuaban burradas sobre l, tuvo un tiempo de tranquilidad.

Ese tiempo dur hasta que El Confidencial, en la primavera de 2022, comenz a publicar una serie de escndalos, ampliados despus por este peridico. El asunto de la Supercopa y las comisiones de Gerard Piqu, sus grabaciones a altos cargos del Gobierno, su espionaje a David Aganzo, la famosa fiesta o reunin de Salobrea… Una imagen que comenz a deteriorarse de mala manera, pero no fue suficiente para que cogiese la puerta de salida. El apoyo, implcito y annimo, del Ejecutivo de Pedro Snchez, le permiti sostenerse en el cargo pese a todos los escndalos. Hasta que ese intolerable beso a Jenni Hermoso, hace justo 21 das, lo cambi todo. Luis Rubiales ya es historia.