Las emisiones de dióxido de nitrógeno en Madrid alcanzan los niveles más bajos desde 2010

“Madrid, por fin, respira”. José Luis Martínez-Almeida pronunció esta frase en enero de este año. Era la primera vez que la capital no rebasaba, por los pelos, los paraguas de dióxido de nitrógeno fijados por la Unión Europea. Se incluyen algunas limitaciones a la grabación de registros. Tras este rescate de 2022, la ciudad se prepara con optimismo para el balance de 2023. Según el valor medio hasta el mes de octubre, la mancha negra de contaminación madrileña, la que supera las líneas rojas, la Plaza Elíptica, marca 35 microgramos por metro cúbico (μg/m3), por debajo de los 40 μg/m3 que fijaba Bruselas y los 39,77 μg/m3 durante un año.

La Plaza Elíptica es sólo un ejemplo. El valor medio anual de dióxido de nitrógeno se registra en los 24 puestos de medicina repartidos por la ciudad desde hace cuatro años, desde que Almeida se hizo cargo del mando de Cibeles y puso en marcha su estrategia de medio ambiente, construido como Madrid 360. las cifras más bajas desde 2010mientras que el ex Alberto Ruiz Gallardón creó la Comisión de Calidad del Aire, dos años después de aprobar la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008, relativa a la calidad del aire.La atmósfera es una atmósfera más limpia en Europa .

Este órgano colegiado ha aglutinado todos estos años y en los últimos años, el diseñador de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha repasado la evolución de la calidad del aire durante los años 2022 y 2023. La conclusión es que, “previsiblemente”, Madrid se completará con parámetros europeos por segundo año consecutivo y con “mejores registros” que el anterior. El edificio también ha puesto a la ciudad por delante de otras grandes capitales como París, Berlín, Roma y Londres -aunque no cumple con las normas comunitarias- que superan los niveles permitidos en 2022.


Evolución de la calidad de la superficie de la capital

Fechas hasta octubre de 2019

Fechas hasta octubre de 2022

Fechas hasta octubre de 2023

Estaciones

medicamento NO2

Plaza de España

Escuelas Aguirre

Ramón y Cajal

Arturo Soria

villaverde

Farolillo

Casa Campo

Barajas

Plaza del Carmen

Morataláz

Cuatro Caminos

distrito de pilar

vallecas

Méndez Álvaro

castellano

Jubilado

Plaza de Castilla

Ensanche de Vallecas

Urbanización Embajada

Plaza Elíptica

Sanchinarro

El Pardo

juan carlos i

Tres Olivos

Fuente : Ayuntamiento de Madrid /A B C

Evolución de la calidad

de la zona capitalina

Fechas hasta octubre de 2019

Fechas hasta octubre de 2022

Fechas hasta octubre de 2023

Estaciones

de Medicina

de NO2

Lugar. de España

Escuelas Aguirre

Ramón y Cajal

Arturo Soria

villaverde

Farolillo

Casa Campo

Barajas

Lugar. carmen

Morataláz

Cuatro Caminos

distrito de pilar

vallecas

Méndez Álvaro

castellano

Jubilado

Plaza de Castilla

Ens. de Vallecas

Urb. Embajada

Plaza Elíptica

Sanchinarro

El Pardo

juan carlos i

Tres Olivos

Fuente : Ayuntamiento de Madrid /A B C

La contaminación comenzó desde el consistorio durante gran parte de la última década (con mayor o menor éxito) y, además, la capital ha infringido desde 2010 y hasta 2021 los valores máximos de dióxido de nitrógeno, con . Este viernes, sin embargo, Carabante fue informado de la «relación directa» entre los nuevos resultados y las políticas implementadas por el Ayuntamiento de Madrid desde 2019, como las tres zonas de bajas emisiones que libran el centro -el mismo perímetro que el Madrid Central de Manuela Carmena-, la plaza Elíptica y, poco a poco, todo el municipio madrileño de coches sin etiqueta de media ambiente (denominados A, los más contaminantes).

Comparar 2019 con 2023 es un buen punto de partida. Durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de octubre, los valores promedio de dióxido de nitrógeno se redujeron en cada una de las 24 estaciones. Los registros más problemáticos, Plaza Elíptica, se han reducido un 36%, pasando de 55 μg/m3 en 2019 a los 35 μg/m3 actuales. Los Colegios Aguirre, otra de las estaciones que acumulan datos de las personas, puede llegar al 41%, entre 53 μg/m3 y 31 μg/m3. En tercer lugar de la lista está la Plaza de España que, incluso por debajo de cuatro puntos respecto a 2022 (de 23 a 27 μg/m3), desciende un 34% respecto a 2019, cuando marcaba 41 μg/m3.

Vista desde Madrid, con el cielo despejado, desde la Casa de Campo

A B C

El resto de estaciones presentan ligeras variaciones, según los datos proporcionados al ámbito urbanístico, ambientación y movilidad, y mantienen los límites del nivel europeo de 40 μg/m3. De cualquier manera, la batalla contra la contaminación continúa. En octubre de 2022, la Comisión Europea propuso revisar la directiva para corregir los niveles establecidos en 2008, en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El valor límite anual de dióxido de nitrógeno se limita al límite, de 40 μg/m3 a 20 μg/m3. Y hay cuatro estaciones permanentes debido a este número.

Hasta que rebajen límites, Madrid cumple. La mayoría de políticas aplicadas por Almeida alimentan la contaminación del tráfico rodado, con este calendario de restricciones progresivas que finalizará en 2025, aunque no está previsto vehículo A (matriculados diésel antes de 2006 y matriculados de gasolina antes de 2001) pueden ser circulares para la ciudad. Estos vehículos están en Diana porque emiten 1,6 veces más gases que la clasificación ambiental B; 7,2 veces más que C y 47 veces más que la clasificación ambiental ECO.

Hoy en día se revisa la M-30 y el interior del anillo; las cámaras se activan y el plazo de preaviso concedido por el Ayuntamiento de Madrid finalizó el 14 de enero. Desde la creación de esta gran zona de bajas emisiones, la entrada del turismo y de la mayor parte de la M-30 ha alcanzado una tasa del 63,11%, entre junio de 2019 y septiembre de 2023, pasando de 544.033 accesos a los 200.686 actuales, según datos municipales.

En la Comisión de Calidad del Aire de estos años, el concejal Carabante enumeró otras medidas tomadas en marcha en los últimos años. Ha habido subvenciones desde 2020, como 55 millones de euros en ayudas para la renovación de vehículos o 33 millones para cambiar calderas antiguas. Oh la “descarbonización total”, en 2022, de la flota de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT)que eliminó todos los vehículos diésel.