El Valencia viene a jugar en Gran Canaria a la misma hora | Baloncesto | Deportado

copa del rey – cuartos – jornada 1

Gran Canaria

Baloncesto Valencia

Conociendo los cuartos partidos, desde el principio si asumí que tenían un favorito en cada fase de clasificación (Madrid, Barça y Unicaja) menos que el que está en el medio en Gran Canaria con el Valencia, rivales con espíritu competitivo. El pronóstico era bueno, por lo que el partido fue cancelado en el programa, donde Chris Jones hizo la apuesta. el valencianista Jauja, que siempre fue el que quitó hasta que al final sanseacabó; cachetazo para el Gran Canaria y para un Landesberg que ascendió a 25 puntos.

Mandó la bienvenida al Valencia con un triple desde atrás y una penetración a canasta. En cuanto molestó a Jones, que respondió como si lo supiera, volvió a agarrar el balón para acelerar el juego y empezar de nuevo. caramelos, para encontrarse con un Brandon Davies que estaba debajo de la mesa y un Anderson que, aunque fallaron los primeros lanzamientos, no bajó la cabeza hasta que Gallardo la levantó. Ahora un triple; Ahora haz dos jugadas para la videoteca y para que el Valencia no se limite a mirar el prólogo (18-17).

Sucedió que el grancanario se refugió en Landesberg, además de un fibra de vidrio, un jugador con muelles por piernas. Y luego fue elevado a Martín Carpena, un espectáculo con brillantina que desconfiguró por momentos al Valencia, que le puso músculos y centímetros –Ojeleye, Inglis, Claver, Jovic…– hasta que conoció la receta para echarle el lazo. A lo que se sumó la eléctrica Albicy para llegar al término medio, hay puntos de diferencia que, sin embargo, el entreacto quedaron en tres (35-32) porque el pulso desde el que Davies giró hacia la canción era el mismo. También porque son dos equipos de traje defensivo ante el baloncesto en el acercamiento.

Pero Happ y Brussino, los mejores del Gran Canaria durante el año, todavía no se habían pronunciado. Y cuando los hicieron desaparecieron a los Canarios –47-39 para alegría de los Vomitorios que celebraron “¡pío, pío!”– y aterrizaron en Valencia, de nuevo apoyados por un Jones que ya veía la luz y la llama. Pero parece que eso no fue suficiente porque Landesberg metió más, dos triples más.

Llegado al último capítulo, Jovic, el jugador carpintero, saltó a la rampa a canasta y se convirtió en un gigante para poner el calor y la emoción (62-61). Terreno para los que no sufren las alturas, para Jones, Ojeleye, Davies y Jovic. Pero también para Brussino, que en el último décimo del segundo disparó el balón y anotó el triple para evitar el duelo al final (77-77). Así que la fiesta ya estaba cambiando y el Valencia, de nuevo catapultado por Jones, logró un parcial de 0-10 y se enfrentó al Madrid en semifinales.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.