Negreira guarda silencio ante el partido en las páginas del FC Barcelona | Deportado

José María Enríquez Negreira, el primero número dos de los árbitros españoles durante casi dos décadas, ha mantenido este martes en silencio sobre los millonarios que recibió el FC Barcelona. Negreira, que fue citado como investigado por haber robado 7,3 millones de euros al club azulgrana, acordó con su lateral derecho no declarar. La decisión es lógica si tenemos en cuenta que su defensa está vinculada a alguien que padece Alzheimer y que no está en condiciones de afrontar un proceso penal. El previsible silencio del exgerente del Comité Técnico de Arbitraje (CTA) ha dejado la investigación donde estaba, lástima que por ahora se puede determinar el verdadero motivo de unos pagos que, según la investigación, constituyen un delito de corrupción en deportar.

El juego que lo investiga Caso NegreiraJoaquín Aguirre, citado como investigado sobre Negreira, recibió información de los forenses que lo examinaron para determinar si padecía síntomas de demencia. Los peritos llegan a la conclusión de que el exárbitro de 78 años padece deterioro cognitivo pero no es incapaz de pronunciarse ni enfrentar un proceso penal. Asesorado por su abogado, Daniel Pérez-Esqué, el investigado aceptó su derecho y no lo declaró en un breve enfrentamiento en la Ciudad de la Justicia de Barcelona, ​​acompañado de una enorme expectación.

La única explicación que dio Negreira sobre los pagos del Barça la dio a los inspectores de la Agencia Tributaria que investigaban sus hazañas y las de su hijo Javier Enríquez. Durante 17 años, coincidiendo con su etapa como vicepresidente de la CTA, Negreira recibió 7,3 millones de dólares que, según el club, fueron por gestiones de consultoría que nunca se habían materializado. En octubre de 2021, tres años después de ocurridos los pagos, me enfrenté al ante Hacienda y, cuando le preguntaron sobre los servicios que prestaba a la entidad, dio su respuesta. Negreira dijo que se trataba de una “asesoría técnica” relacionada con el arbitraje del club. Y además: «Lo que el FC Barcelona quería asegurarse de que no se tomaran decisiones contra el club, que todo fuera neutral».

el Caso Negreira investigar los delitos de corrupción en el deportado, administración desleal, falsificación en documentos comerciales y blancos. Además de Negreira y su hijo han investigado permanentemente a los expresidentes del Barça Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, pero también al actual presidente, Joan Laporta, por pagos que influyeron en su primer mandato (2003-2010). La sospecha de los investigadores, no corroborada de momento por fuentes documentales ni textos, es que el dinero recibido por Negreira podría utilizarse para comprar la voluntad de los árbitros y beneficiar al club italiano en competiciones estatales.

La declaración de Negreira es un paso más en una investigación en la que el juego dio un impulso en octubre de 2023. Aguirre ordenó el registro de la sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ante la sospecha de que si el estaba facilitando toda la documentación e incluyendo Un nuevo delito en el caso: el cohecho. Según el criterio del juego, al que se opone la Fiscalía, la condición de Negreira es equiparable a la de un funcionario público, por lo que puede atribuir el delito de nacimiento a los sospechosos. El juez tomó otra decisión para atender la marcha de la investigación: a través de la Guardia Civil, declaró a 21 árbitros y peritos para aclarar si se conoce el origen y las páginas. Ninguno de ellos puede dar una respuesta definitiva, pero todos coinciden en que los pagos no pueden en ningún caso influir en su trabajo ni en el de sus compañeros y que, por tanto, no pueden influir en los resultados de La Liga o del Mundial. Rey.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_