Manifestación de policías y guardias civiles en Barcelona para exigir el salario del equipo

Una demostración para exigir el equipo salarial de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado con los autonómicos. Se trata de una convocatoria del movimiento Equiparación Real, a la que se sumaron sindicatos de agentes y organizaciones profesionales como la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato de Guardias Civiles (Unión GC). La marcha partirá desde la plaza Urquinaona el 6 de diciembre, Día de la Constitución. El registro se iniciará en el mediano plazo y avanzará a través de Layetana, donde se reunirá con la dirigencia del CNP.

La protesta, comunicada al Departamento del Interior, pretende sumarse a todas las organizaciones de agentes, para dar respuesta a lo que viene de lejos y, además, en una fecha señalada, señal del movimiento, a través de la tramitación de la propuesta de ley de amnistía. “Los nombres de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado aún están a la espera de sus homólogos en los organismos autónomos y de la gran mayoría de los políticos locales de este país”, afirma.

Convocatoria de la manifestación por el equipamiento en Barcelona

EQUIPOS REALES

En el movimiento están sus agentes: los tres policías y los tres guardias civiles, unos en activo y otros jubilosos, por lo que se pretende estimular la equipo, y por ende garantizar que cualquier organización o sindicato participe en la marcha, con el mismo objetivo. “Sólo necesitamos un recurso y una herramienta para reclamar a todos aquellos que nos han correspondido durante 32 años”, argumentó el vicepresidente, José Ariza.

Reindicación

En enero de 2018, policia y guardia civil También realizar el mismo registro para reclamar el equipo salarial. Entonces teníamos 35.000 agentes que, sin uniforme, caminaban por la ruta Layetana. Unos días después, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró a sindicatos y asociaciones que el equipamiento sería efectivo en un plazo de tres años, y el Gobierno destinó para ello una cuota presupuesta de 1.500 millones de euros.

Debido a esto, algunos gremios y asociaciones consideran insuficiente el trabajo, por lo que al aumentar el salario el equipamiento no era real.