La misteriosa isla que está en los mapas, Google Maps la ubica, pero ha desaparecido

Tendría que estar ahí, a 100 kilómetros del noroeste de la península de Yucatán. Ahí la sitúa Google Maps: a 22 grados, 33 minutos latitud norte y 91 grados, 22 minutos longitud oeste. Pero allí no hay nada. La isla Bermeja es una isla fantasma.

Esta isla inspiró varias teorías y sigue siendo una incógnita. A finales de los años 90, la administración de Bill Clinton arrancó negociaciones con el presidente mexicano Ernesto Zedillo sobre la delimitación de la Plataforma Continental. La carta ganadora de la postura mexicana era la isla Bermeja, lo que suponía grandes ventajas para el país.

Ese trozo de tierra ya aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella.

En 1997 México envió el «Onjuku», un buque oceanográfico de la Armada, para encontrar la isla en el punto donde los mapas cartográficos indicaban la presencia de esta isla. Pero no estaba. No existía.

México se quedó con las ganas de dominar el Hoyo de Dona, una región con grandes reservas de petróleo, gases y minerales.

Ese país firmó con Estados Unidos el Tratado sobre la Delimitación de la Plataforma Continental el 28 de noviembre de 2000, dejando el Hoyo de Dona en dominio de EE.UU..

Así perdió esa parte de la zona del Golfo, y miles de millones de dólares.

Algunas estimaciones calculan en más de 22.000 millones de barriles el petróleo que perdió México al verse privado de esa zona, además de resignar la soberanía de cuatro quintas partes de ese territorio.

La isla en un antiguo mapa figura como Vermeja, con v corta.La isla en un antiguo mapa figura como Vermeja, con v corta.

¿Dónde estaba la isla Bermeja?

¿Qué pasó con la Isla Bermeja? ¿Dónde estaba? Ese trozo de tierra ya aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella. No era una invención.

A lo largo de los siglos había ido apareciendo en mapas de más de un país, desde Italia, España, Portugal, hasta en la Carta Etnográfica de México de 1864. Y en los registros oficiales se la mencionaba en 1946.

El misterio de la isla Bermeja se hizo tan grande, que el 20 de marzo del 2009, partió de Tuxpan, Veracruz el buque oceanográfico «Justo Sierra» a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México. No pudieron encontrar la isla en las coordinadas establecidas, y establecieron que esa zona del océano tiene una profundidad de 1.472 metros.

Para ellos la isla existió en el pasado y desapareció por un «deslizamiento geológico».

Tendría que estar ahí, a 100 kilómetros del noroeste de la península de Yucatán. Tendría que estar ahí, a 100 kilómetros del noroeste de la península de Yucatán.

Las teorías sobre la desaparición de la isla son variadas. Un maremoto la hundió. El calentamiento global aumentó el nivel del mar lo suficiente para hundir la isla.

Y hasta se piensa que la CIA dinamitó la isla en secreto para garantizar que EE.UU. consiguiera el control del Hoyo de Dona y sus recursos. El Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que podría haberse hecho con una bomba de hidrógeno.

Lo cierto es que la isla Bermeja sigue figurando en los mapas. No está. Y el misterio seguirá flotando.