Israel ordena la evacuación inmediata de un millón de personas de la Franja de Gaza

“Todo ahora es inminente. Israel está bombardeando con volantes que ordenan a la gente del norte de Gaza una evacuación total, que escapen ya mismo al sur, los flyers caen también desde este lado, les dan 24 horas para huir”, dice a Clarín una vecina de Sderot, una ciudad cercana a la Franja y que es blanco frecuente de los cohetes de Hamas.

Es uno de los sitios más importantes que sufrieron el golpe del fin de semana con el asalto del grupo terrorista. Este aviso es el movimiento previo a una ofensiva total sobre el norte del territorio que es estratégicamente el más importante en el blanco militar israelí.

“La intención es sacarlos a Egipto, que se abra el paso y puedan salir los civiles tiempo, van a borrar mañana todo eso”, dice otro de los habitantes de la ciudad en charla con el enviado de Clarín. Se supone aquí que es inminente también un posible ataque terrestre a la región.

Un comunicado del Ejército israelí este viernes llamó a «la evacuación de todos los civiles de la Ciudad de Gaza de sus casas hacia el sur por su propia seguridad y protección, y moverse al área al sur de (la quebrada) Wadi Gaza». La ONU de inmediato urgió a anular esa medida porque la considera de imposible ejecución.

«Las Naciones Unidas piden con firmeza que, de confirmarse, se anule cualquier orden de este tipo, evitando lo que podría transformar lo que ya es una tragedia en una situación calamitosa»,indicó Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU.

La policía cubre a un perodista durante el alerta por ataque de cohetes desde Gaza en Sderot. Foto: AFP

Ahí viven más de un millón de los 2,2 millones de habitantes de esa región gobernada malamente por el fundamentalista Hamas que es en estos momentos blanco de una lluvia de bombardeos israelíes en reacción al brutal asalto de las milicias del pasado fin de semana.

«Mande a mi hija y mis nietos a Buenos Aires»

“Mandé mi hija y mis nietos a Buenos Aires, pero yo me quedo aquí”, dice la vecina, una brava jubilada de la administración pública en los municipios cercanos a Gaza. Estamos omitiendo la identificación por la incomodidad que indican los testigos para nombrarlos. Hay un miedo que es lógicamente irracional en todo este territorio.

Hace pocas horas cayeron cinco proyectiles en Sderot. Las sirenas suenan con frecuencia acompañadas de una voz que ordena marchar a los miclats, los refugios a prueba de bombas y disparos que deben existir en cada casa y los edificios. No todo el mundo obedece esa orden y se producen tragedias.

“Hay una chica muerta y el joven que la acompañaba está muy mal herido…”, dice la mujer. “Es que iban en un auto. Cuando vas en un auto hay que parar y tirarse al piso pero del lado inverso que viene el cohete. Hay que aprender a detectarlo. Tirarse al piso y cubrirse la cabeza porque la metralla que traen los cohetes saltan como lluvia hasta un metro alrededor de uno. Estos chicos hicieron mal y les cayeron las esquilaras en el cuerpo”. La chica muerta era una oficial militar.

Los cohetes son sin teleguiado y están en muchos casos cargados de tornillos, vidrio molido, clavos o cualquier cosa que se transforme en un proyectil al estallar.

 Palestinos caminan entre los escombros tras un ataque a la zona de Al-Ramal, tras un ataque israelí en la Ciudad de Gaza. Foto: EFE Palestinos caminan entre los escombros tras un ataque a la zona de Al-Ramal, tras un ataque israelí en la Ciudad de Gaza. Foto: EFE

La mujer habla con tono decidido, sin mostrar temor, con el acostumbramiento de la tensión que ha existido siempre en el vecindario de Gaza.

Este sábado ya era difícil entrar en Sderot. Desde la ruta es claramente posible ver la ciudad, que no está nada oculta Hay versiones fuertes de que el sitio será totalmente evacuado en las próximas horas debido a la ofensiva en preparación, lo que permite calibrar su tamaño.

También por el riesgo de milicias aun activas en la región. “Hasta ayer estuvieron hallando terroristas, están escondidos con algo de alimentos para sobrevivir. Los militares y la policía cepillan el área y los encuentran y detienen”.

«Hamas se aprovecha del horror»

En esa región está convencidos que la evacuación de los gazaties será complicada. “Los civiles ahí le tienen más miedo a Hamas que a nosotros”, añade el otro testimonio. “Hacen quedar a la gente para que sean escudos y aparezcan en la televisión después de los ataques, los muertos, los chicos, se aprovechan del horror. Todos sabemos que esconden las armas en hospitales y escuelas”, señala .

Hay una fuerte sed de venganza en Israel y especialmente en la región que presiona al gobierno de Benjamín Netanyahu para una acción de tono terminal. Por eso mismo el reclamo de las Naciones Unidas para detener la evacuación será seguramente ignorado. Ayer enterraron 200 soldados, dicen estos testigos. “La gente está furiosa y si no entran los militares entrarán ellos”, afirman.

Esa furia la canaliza de modo anárquico un grupo de judíos ultraortodoxos llamados la familia. “Son fanáticos, atacaron un hospital donde estaban tratando a uno de los atacantes de Hamas. Lo fueron a buscar, lo sacaron del hospital, golpearon a médicos y enfermeras. Querían ejecutarlo”. No pudieron. Israel lo retenía porque sería un individuo de rango y con información, explican. Hay muchos milicianos detenidos desde el ataque.

-¿Tienen miedo? Pregunta Clarín

– Ellos tienen que tenerlo.