Esequibo, el nuevo país occidental entre Venezuela y Guyana

Para visitar Esequibo, la Francia verde de 159.000 kilómetros cuadrados que compite con Venezuela y Guyana, hay que ir allí espíritu de aventura y muchos recursos Puede ser transportado en vehículos de doble tracción y por los ríos que arrastran el bosque tropical.

Las únicas vías de acceso son las que vienen desde Brasil o Caracas para viajar en avión hasta Georgetown, capital de Guyana, y desde allí descienden a tierras del territorio del Esequibo, cuyo río homónimo es el que demarca el norte de los dos países en el región. Esto es lo que surge de la frase “la tierra de Venezuela nace en el Esequibo”, como la llama el Gobierno venezolano.

El Esequibo estuvo inactivo o congelado durante varios años debido a la recuperación de su sobriedad por parte de Venezuela, pero fue administrado por Guyana. el auge petrolero’ en aguas no demarcadas venezolanas, ahí está el detonante de la disputa. Además de petróleo, la zona es rica en minerales de oro, manganeso, bauxita, diamantes y madera.

No se observan aguas en grandes asentamientos o desarrollos urbanos demolidos. Su población asciende a 150.000 habitantes, según explicó Sadio Garavini, embajador de Venezuela en Guyana y profesor universitario, y predominantemente indígenas, que trabajan en la minería, en el cultivo del agua y en la tierra.

Un lejano oeste

Su gran fortuna fue sin explotar el territorio convertido en el nuevo país de Occidente codificado por narcotraficantes, guerrilleros, delincuentes y aventureros donde predomina ‘la ley de la selva’. Su frontera con el arco minero del Orinoco, en el estado Bolívar, Venezuela, es permeable a todos los depredadores ambientales.

Esequibo es también el nuevo territorio que comparte la Cuenca del Amazonas, el pulmón vegetal del mundo. Maduro quiere decretar el papel del parque nacional en la preservación de su entorno natural, pero ha llamado a las empresas a revertir la explotación del área.

A 90 kilómetros de la frontera de Esquibo se encuentra Tumeremo, Estado Bolívar, pueblo menor de edad, desde donde las autoridades venezolanas comienzan a entregarse a la cédula de los esequibanos ya. servicios de asistencia sanitaria. Provisionalmente es la capital de la “Guyana Esequiba”, el nuevo territorio que Maduro anexó por decreto al mapa de Venezuela.

Su gran fortuna ha convertido el territorio en un territorio codificado por narcotraficantes, guerrilleros, delincuentes y aventureros.

Tumeremo es el otro punto de acceso a Esequibo y ahora a la capital provisional del despoblado Esequibo. Es la nueva puerta de entrada al territorio recuperado. Los pequeños habitantes se reúnen en las cercanías de los numerosos ríos que rodean el Esequibo y visitan el interior de la región selvática durante varios días de viaje en ríos fluviales.

Los “platos rotos”

En la vereda Mango Landing o “Mangolandia”, que se ubicaba en plena región del Esequibo, la agencia AFP tardó en acudir al lugar para informar la opinión de sus habitantes. Ahí conviven guyaneses, venezolanos, brasileños e indígenas: “Convivimos todos bienNo hay problema”, dice Doriely García, una cocinera venezolana de 30 años que es pareja de un guyanés de origen indígena.

“Los políticos nos ayudaron y pagamos los platos de rotos”, dice Robinson Flores, un venezolano de 52 años que ha vivido su vida en “Mangolandia”, a unos pasos de Venezuela y frente a las cristalinas aguas del Wenamu. río fronterizo. Para llegar a Georgetown, la capital de Guyana, se necesitan varios días en barco.