El submarino desaparecido cerca del Titanic ya se había perdido sobre el lecho marino en 2022 y tuvo problemas con la batería

No es la primera vez que algo sucio mal a bordo del Titán, el submarino que se perdió el domingo y por el cual las autoridades confirmaron este jueves que todos sus tripulantes surgidos. El periódico de la CBS David Pogué es una de las pocas personas que ya hizo la travesía y en los últimos días había lanzado una advertencia.

Pogue viajó en el Titán el año pasado para ver los restos del Titanic. En la travesía, el submarino se perdió buscando el viejo transatlántico.

«No hay GPS bajo el agua, por lo que se supone que el barco de superficie debe guiar al submarino al naufragio mediante el envío de mensajes de texto”, dijo Pogue en un segmento transmitido por CBS el domingo por la mañana.

“Pero en esta inmersión, las comunicaciones de alguna manera serán interrumpidas. El submarino nunca encontró los restos del naufragio”, indicó.

El periodista contó que el Titán se perdió colgante unas horas. «Cuando tuiteé que el submarino se perdió colgante unas horas el año pasado, quise decir que estaba PERDIDO en el lecho marino. Pas sabía dónde estaba y no pude encontrar al Titanic”, escribió en Twitter.

El periodista luego se desdijo y aclaró que las comunicaciones nunca se interrumpieron, lo que no se transmitieron las respuestas de los usuarios, acusándolo de que la empresa dueña del Titán probablemente lo había obligado a hacer esa aclaración.

Pogue, un ex columnista de tecnología de The New York Times, contó también que el papeleo que tuvo que firmar antes para someterse a un bordo advertía que el Titán será un «buque experimental» que no había sido «aprobado o certificado por ninguna organización reguladora, y podría resultar en lesiones físicas, trauma emocional o muerte».

El submarino tuvo problemas con la batería

La propia empresa dueña del Titán, OceanGate, informó que el sumergible tuvo un problema con la bateria en su primera inmersión en 2021 y tuvo que conectarse manualmente a la plataforma elevadora, según un expediente judicial de noviembre.




Esta imagen sin fecha, cortesía de OceanGate Expeditions, muestra su sumergible Titán. Foto: OceanGate Expeditions/Agence France-Presse – Getty Images

«En alta mar, el sumergible sufrió daños modestos en sus componentes externos y OceanGate ha decidido cancelar la segunda misión para reparaciones y mejoras operativas», indica el documento.

Sin embargo, las misiones continuarán. La empresa informó que 28 personas visitaron el lugar del naufragio el año pasado.

«Un Seguro Submarino»

Este año, OceanGate tenía planeado comenzar con las expediciones en mayo y terminarlas a fines de junio, según documentos presentados por la empresa en un tribunal de Virginia, Estados Unidos, encargado de tratar con los temas del Titanic.

Ante ese tribunal, la empresa aseguró que el Titán era un sumergible seguro.

Titan-sub

El Titan está hecho de «titanio y fibra de carbono enrollada en filamentos» y ha demostrado que «soporta las enormes presiones de las profundidades del Océano», confirmó OceanGate.

OceanGate the dijo a la corte que el visor de Titán es «el más grande de cualquier sumergible de buceo profundo» y que su tecnología proporciona una «vista inigualable» de las profundidades del océano.

En una presentación judicial de mayo de 2021, OceanGate agregó a el Titán tenía una «característica de seguridad incomparable» que evalúa la integridad del casco en cada inmersión.

En el momento de la presentación, Titan ha sido expuesto a más de 50 inmersiones de prueba, incluyendo una profundidad equivalente al Titanic, en aguas profundas frente a las Bahamas y en una cámara de presión, dijo la compañía.

Publicidad de expertos

Sin embargo, la descripción no convenció a expertos ni adentro ni afuera de la propia empresa. Y advirtieron sobrio riesgos catastróficos.

Operativos de búsqueda en el Atlántico, este 21 de junio.  Foto: EFE


Operativos de búsqueda en el Atlántico, este 21 de junio. Foto: EFE

Años antes de que la nave desapareciera el domingo pasado, la empresa tuvo que hacer frente a varios anuncios.

En enero de 2018, expertos dentro y fuera de la empresa empezaban a dar la voz de alarma, según publicó The New York Times.

El director de operaciones marítimas de OceanGate, David Lochridge, elaboró ​​un documento mordaz en el que confirmó que el embarquen necesita más pruebas y subrayaba «los peligros potenciales para los pasajeros del Titán a medida que el sumergible alcanzaba profundidades extremas».

Lochbridge fue despedido.

El gerente de OceanGate Expeditions, Stockton Rush.  Foto: Expediciones OceanGate / AFP


El gerente de OceanGate Expeditions, Stockton Rush. Foto: Expediciones OceanGate / AFP

El director de la empresa fiebre de stocktonque cobraba 250 millones de dólares por cada turista que deseara bajar hasta las ruinas del Titanic, es uno de los pasajeros del submarino y actuaba como piloto cuando desaparecio el domingo.

Rush ha sido criticado por los expertos por su negativa sobre el titán serán inspeccionados y certificados. También solicitó una pareja de Florida qu’había pagado 105 mil dólares cada uno para ver el Titanic, en 2018, pero la expedición fue postergada. La empresa nunca respondió a la solicitud. Y la causa hoy está en un limbo.

Escribiendo Clarín con información de The Associated Press y The New York Times

ap

Mira también