el saludable regreso de los Estados Unidos

Iuna solicitud de reintegración de Estados Unidos a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) es una buena noticia que debe ser bien recibida como tal. Su resultado es quizás solo la sombra de una duda y solo podemos darle la bienvenida.

Cinco años después de la salida de Estados Unidos, bajo el ímpetu miope de Donald Trump, alérgico por instinto a cualquier forma de multilateralismo, la administración de Joe Biden entendió que la política de la silla vacía era incompatible con la preocupación por la defensa de sus intereses, y que su ausencia en este foro terminó sirviendo a los del gran rival chino. Su regreso es tanto más importante para subrayar que la Unesco juega un papel que no puede ser subestimado en las reflexiones sobre los usos de la inteligencia artificial o la gangrena de la desinformación.

Este cambio de actitud es saludable. La polémica sugiere que, durante la pandemia de la Covid-19, el funcionamiento de la Organización Mundial de la Salud, considerada demasiado complaciente con el comportamiento de Pekín ante la ausencia de una presencia estadounidense más demostrada, ya había mostrado las derivas provocadas por la decisión de Washington de renunciar a asumir la responsabilidades que le incumben.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Estados Unidos listo para reincorporarse a la Unesco y soldar sus atrasos, a seis años de su salida

La agilidad política desplegada a ambos lados del Atlántico también permitirá el retorno de la bonanza financiera americana. Este último fue bloqueado por una legislación particularmente contraproducente del Congreso estadounidense que prohibía el financiamiento de cualquier entidad de las Naciones Unidas que incluyera dentro de ella al Estado Palestino, integrado en la UNESCO en 2011. Este avance diplomático permitirá a Washington saldar una deuda de 600 millones de dólares (555 millones de euros). Este despeje no puede sino relanzar la institución que dirige, con un dominio poco discutido, la francesa Audrey Azoulay. No ha contado sus esfuerzos para lograr este epílogo.

Versatilidad de las presidencias estadounidenses

Nadie negará que la Organización de las Naciones Unidas atraviesa un período difícil de su existencia. La impotencia ante la cual el uso abusivo de su poder de veto por parte de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, comenzando por Rusia, es el signo más evidente de ello. La reforma de su uso, ciertamente todavía muy tímida, adoptada en 2022, es un primer paso en la dirección correcta. Cualquier acción encaminada a fortalecer en lugar de debilitar este multilateralismo sacudido es muy loable. Sigue siendo un bien común, por el momento insustituible.

La única reserva inspirada por el cambio de rumbo de Washington se relaciona con la versatilidad de las sucesivas presidencias estadounidenses durante las últimas cuatro décadas. La sucesión de salidas y regresos solo puede generar dudas sobre la durabilidad de la decisión del 12 de junio, a menos de dos años de unas elecciones presidenciales que podrían llevar al partido de vuelta a la Casa Blanca tras un repliegue ultranacionalista.

La incapacidad de los funcionarios norteamericanos para sacralizar su participación en organismos internacionales, de los que muchas veces fueron el origen, alimenta las dudas. Lo mínimo que podemos hacer, preocupados por los intereses que los funcionarios estadounidenses dicen defender, sería garantizar que su presencia ya no sea rehén de las alternancias. Washington tiene todo que ganar si rompe con esta inconsistencia para volver a convertirse en un punto fijo en las relaciones internacionales.

El mundo