el desafío de Los Pumas, el invitado inesperado y dos «finales anticipadas»

Dos sedes albergarán los cuartos de final del Mundial de Francia. Y habrá dos clases de partidos. En Marsella, los duelos «convencionales» que enfrentarán a Los Pumas con Gales y a Inglaterra con Fiji. En Saint Denis, en las afueras de París, las «finales anticipadas»: Irlanda ante Nueva Zelanda y Francia frente a Sudáfrica.

Por tradición, ranking y volumen de juego, lo que se jugará el fin de semana a pocos kilómetros de la Torre Eiffel tranquilamente podría venderse como una semifinal, pero solo dos llegarán a esa instancia. Los que pierdan quedarán relegados del quinto puesto para abajo. Quienes se queden con las victorias esperarán por los mejores de Marsella.

En esta ciudad, solo Fiji no pertenece al Tier 1. Es la sorpresa que explica por qué Australia no forma parte de esta discusión. Inglaterra, su rival, intentará una vez más llegar a la final y es el único de los cuatro que ganó un Mundial. Ni Gales ni Argentina jugaron nunca una definición por el título.

Los que jueguen en Marsella tendrán un cuadro accesible, a excepción de Fiji, que de los ocho equipos es el que más paga en las apuestas, ya que nadie espera que dé un paso más en el Mundial. Inglaterra es favorita para enfrentar al ganador de Francia-Sudáfrica.

Emiliano Boffelli, uno de los más regulares de Los Pumas. Foto Emmanuel Fernández/ Enviado especial

El ganador de Irlanda y Nueva Zelanda se medirá con quien se imponga en el partido entre Los Pumas y Gales. Cuando esté completo el cuadro semifinalista, probablemente se vean en la cancha a los “dueños del circo”, siguiendo la gran metáfora del uruguayo que dirige a Chile, Pablo Lemoine, que en ese contexto ubicó a Los Cóndores del lado de los “payasos”, que llegan al Mundial para entretener.

Argentina-Gales

El primero de los cuatro partidos será el que jugarán Gales y Los Pumas en Marsella, el sábado desde las 12. Las estadísticas del scrum son lapidarias para el equipo que dirige Michael Cheika: pese al potencial de la Selección en jugadas de este tipo, de los ocho equipos que siguen compitiendo, es el de peores resultados con el 80 por ciento de éxito. En cambio, el mejor es Gales con… ¡el ¡98 por ciento!

“Ahora veo a Gales y ha recuperado su ADN. Tiene algunos jugadores maravillosos. El propósito es el juego de presión y están a la altura de los mejores equipos del mundo”, destacó el ex centro galés Jamie Roberts en el podcast oficial que produce la World Rugby para esta competencia.

Los Pumas tienen con qué sacar pecho. Argentina juega con la velocidad de ruck más rápida con 3s37, mientras que Gales ocupa el último lugar con 5s11. Los galeses también patearon bastante: tienen un promedio de 30,8 tiros por partido, pero no son los mejores. Inglaterra tiene mayor coeficiente.

Gales, en su último partido del Grupo C ante Georgia.
Foto Emmanuel Fernández/ Enviado especial Gales, en su último partido del Grupo C ante Georgia.
Foto Emmanuel Fernández/ Enviado especial

“Gales va intentar hacer lo suyo, a ejercer esa presión sobre nosotros. Están muy identificados con la filosofía de (su entrenador) Warren Gatland de presionar al rival y ser un equipo combativo”, analizó el técnico asistente de Argentina, Juan Martín Fernández Lobbe, en una charla con los medios vía Zoom al día siguiente de la victoria ante Japón.

“Debemos ser buenos en la zona de contacto, que es donde los galeses ponen mucho foco, y defender con mucha presión y firmeza. Tenemos que buscar un juego con el pie intenso y claro y que en ataque se prenda fuego. Parece simple pero esto lleva mucho trabajo atrás. Esta guía el equipo la tiene muy clara y tenemos que seguir por ese camino”, remarcó Corcho.

Irlanda-Nueva Zelanda

El característico haka de los All Blacks. Foto EFE El característico haka de los All Blacks. Foto EFE

El segundo turno del sábado, desde las 16, tendrá en el Stade de France un partidazo: Irlanda contra Nueva Zelanda. Los All Blacks, tres veces campeones, se medirán ante uno de los favoritos de esta competencia, pero que nunca superaron esta instancia en un Mundial. ¿Es este el momento de Irlanda? Pareciera.

Pese a que perdió por primera vez en la primera ronda, Nueva Zelanda no cambió su forma de jugar: promedian la segunda mayor cantidad de corridas con pelota (134,8) de los ocho que siguen en competencia y la mayor cantidad de metros (752,5) y saltos de línea (16). Además vencieron a la mayor cantidad de defensores en promedio por partido: ¡39!

También tienen la segunda velocidad de ruck más rápida (3s43) detrás de la Argentina. Está claro que les gusta jugar rápido y con amplitud. Nueva Zelanda tiene el mejor éxito en la línea: nada menos que el 98 por ciento. Solo perdió una línea en toda la competencia.

Garry Ringrose, directo al try. Foto AP Garry Ringrose, directo al try. Foto AP

“Se ha dicho antes, pero creo que este equipo entiende lo importante que es la defensa para el éxito general. Trabajamos increíblemente duro para ser disciplinados. Se puede sentir la sensación de emoción cuando el rival tiene el balón: tenemos la posibilidad de detener su ataque y quitarles energía”, remarcó el entrenador de defensa Simon Easterby, en toda una declaración de principios.

Inglaterra-Fiji

El único partido que sufrió Inglaterra fue el último del grupo ante Samoa. La Rosa ganó con la última jugada y se quedó con el póquer de triunfos del Grupo C. Sabe cómo quiere jugar y logra su cometido. Promedian 33,8 tiros por partido, la mayor cantidad de los ocho equipos, junto con el mayor porcentaje de posesión de patadas lejanas.

Owen Farrell y Marcus Smith: Inglaterra sufrió ante Samoa. Foto ReutersOwen Farrell y Marcus Smith: Inglaterra sufrió ante Samoa. Foto Reuters

Apenas está encima de su rival en corridas con pelota y en cantidad de metros recorridos. Ocupan el sexto lugar, entre ocho, de los defensores vencidos y están al final de la clasificación en descargas. De todos modos, George Ford demostró en el primer partido contra Argentina que no es necesario estar cerca de la línea de try del rival para sumar puntos.

Tienen un scrum sólido que está funcionando al 95 por ciento y los coloca en segundo lugar en ese aspecto. Su juego de patadas aún equivale a ocupar el segundo lugar en cuanto a resultados positivos de sus posesiones y si bien su plan de juego puede no entretener mucho a los fanáticos ingleses, ganan y por ese motivo es poco probable que cambien esa fórmula.

Australia lo mira de afuera: Fiji quedó segunda y los Wallabies, eliminados. Foto ReutersAustralia lo mira de afuera: Fiji quedó segunda y los Wallabies, eliminados. Foto Reuters

Para sorpresa de nadie, Fiji corre mucho con la pelota en la mano: son los que más lo hacen y los terceros en mayor cantidad de metros realizados. Sin embargo, no rompen líneas: solo cinco por juego en promedio. Evolucionaron en su juego y son disciplinados: concedieron la segunda menor cantidad de penales (8,8 en promedio) y sus resultados en el scrum están apenas por detrás de los de Inglaterra.

Francia ganó un partido histórico en el debut ante Nueva Zelanda, y no paró. Foto EFEFrancia ganó un partido histórico en el debut ante Nueva Zelanda, y no paró. Foto EFE

De todos los equipos en competencia, Francia tiene el mayor dominio de choques en relación con sus corridas con pelota en mano, mientras que los Springboks ocupan el séptimo lugar. Los sudafricanos también perdieron la mayor cantidad de scrums por partido y ocupan “sólo” el quinto lugar en lines-out exitosos. Otro dato inesperado: Francia tiene el tercer mejor porcentaje de scrums ganados y el segundo mejor line out.

Les Bleus pueden jugar sin pelota: lo patean más de 30 veces por partido, mientras que Sudáfrica lo hizo sólo 20 veces en promedio por cada juego en la fase de grupos.

“Tienen un pack muy grande, pero estaremos a la altura. No creo que falte intensidad ni que nadie se aleje de ellos. Las colisiones serán mayores y definitivamente habrá algunos cuerpos doloridos”, pronosticó el forward de los Springboks Jasper Wiese.

Manie Libbok, el mejor pateador de Sudáfrica. Foto REUTERSManie Libbok, el mejor pateador de Sudáfrica. Foto REUTERS

Los cruces están dispuestos, dos de los cuatros partidos son finales anticipadas y el otro par no pierde atractivo. El Mundial comenzará el sábado su instancia más interesante y se aproxima lo mejor del rugby.