Botswana abastece al mundo de diamantes. Quiere más ganancias.

Botswana produce más diamantes del mundo que cualquier otro país excepto Rusia. Pero Botswana, un pequeño país sin salida al mar en el sur de África, solo conserva el 25% de las piedras en bruto extraídas en virtud de su acuerdo con De Beers, un conglomerado internacional de diamantes. De Beers se lleva el 75 por ciento.

Esta disparidad ha estado en el centro de un argumento del presidente Mokgweetsi Masisi de que su país está recibiendo un trato injusto de De Beers, una empresa con sede en Londres. Masisi dijo que si Botswana no obtiene más, podría alejarse de la asociación de medio siglo de antigüedad cuando el acuerdo actual expire el viernes.

“Debemos negarnos a ser esclavizados”, proclamó el mes pasado en una reunión comunitaria en un pueblo a 250 millas al norte de la capital, Gaborone.

Al aumentar públicamente la presión sobre De Beers, Masisi plantea una pregunta que ahora resuena en todo el continente: ¿Pueden los países africanos conservar una mayor parte de su riqueza?

Sierra Leona, Tanzania y Uganda, que poseen una gran riqueza mineral y ricas reservas de petróleo y gas, se encuentran entre muchos países que se esfuerzan por retener una mayor parte de los beneficios de sus lucrativos recursos, argumentando que es necesario sacar a la gente de la pobreza. Largas historias de robo colonial, junto con la corrupción y la mala gestión del gobierno, han impedido que muchos africanos se beneficien de la riqueza natural de su país.

Botswana se ha beneficiado mucho más que muchos otros países en desarrollo de sus minerales. Desde que De Beers encontró diamantes en 1966 y los ingresos de la minería comenzaron a fluir, la expectativa de vida aumentó de 37 a 61 años.

Hoy, muchos de los 2,4 millones de habitantes de Botswana viven en hogares sólidos con servicios públicos confiables, tienen acceso a atención médica gratuita y una buena educación. Botswana tiene el sexto producto interno bruto per cápita más alto de África, según el Banco Mundial. En Gaborone abundan los centros comerciales y las calles son anchas y suaves.

Pero incluso en Botswana, donde los beneficios de la riqueza minera se han extendido, muchos dicen que su país está siendo engañado: los diamantes son suyos, dicen, y es hora de que De Beers los respalde.

«Hagámoslo a nuestra manera», dijo Boingotlo Motingwa, de 39 años, que trabaja para un contratista en la mina Jwaneng, la mina de diamantes más lucrativa del mundo, a unas dos horas al oeste de Gaborone. “Ya sabemos lo suficiente. Como estos diamantes, somos tratados ahora.

Botswana tenía muy poca experiencia en diamantes y pocos recursos para extraerlos cuando se asoció por primera vez con De Beers. Hoy, muchos creen que el país tiene la experiencia para alejarse del gigante corporativo.

Muchos botswana, como se llama a los ciudadanos del país, también exigen más del acuerdo porque su país es uno de los más desiguales del mundo. según el Banco Mundial.

A solo cinco minutos en auto desde la mina Jwaneng se encuentra una comunidad de casas cuadradas amarillas y verdes sin electricidad ni plomería interior. Todas las noches, siete miembros de la familia Tsile se amontonan en una pequeña unidad que cuesta $11,50 al mes. Con pocos trabajos disponibles, era lo mejor que podían pagar.

«Estos diamantes solo funcionan para el presidente, no para la gente común», dijo Kefilwe Tsile, desempleado de 44 años.

De hecho, con una elección programada para el próximo año, algunos han dicho que ven el desafío del presidente a De Beers como una postura política.

De Beers obtuvo los derechos de prospección en Botswana en 1938, cuando el país aún estaba bajo el dominio británico. La compañía descubrió diamantes por primera vez debajo de las áridas llanuras de Botswana en 1966, el mismo año en que el país obtuvo la independencia.

A lo largo de los años, Botswana ha ganado un poco más cada vez que se renueva el acuerdo con De Beers, que se negó a comentar para este artículo.

De Beers originalmente se quedó con todos los diamantes extraídos. Con el tiempo, el gobierno de Botswana aseguró una asignación y en 2004 recibió una participación del 15% en De Beers.

Los primeros gobernantes de Botswana gastaron y ahorraron los ingresos de los diamantes con prudencia, y hubo poca corrupción, lo que ayudó al país a prosperar, dicen los analistas.

Dado que De Beers también paga impuestos y regalías sobre las piedras que extrae, el gobierno de Botswana lo está haciendo mejor que De Beers en términos financieros brutos de lo que sugiere la división 25/75. Botswana gana alrededor de 80 centavos por cada dólar de diamantes extraídos por De Beers. Eso fue alrededor de $ 2.8 mil millones para Botswana el año pasado.

Pero eso no es motivo de celebración, dijo Lefoko Fox Moagi, ministro de minas y energía de Botswana. Para cualquier negocio, los impuestos y las tarifas son parte de hacer negocios, dijo. Está más preocupado por la parte de los diamantes que recibe el gobierno.

«Si somos socios iguales en esto, ¿por qué sigo sentado en el 25%?» Él ha preguntado.

La mayoría de los diamantes en bruto extraídos en Botswana se envían a centros de fabricación como Surat, India, donde se cortan y pulen en cristales brillantes que aumentan drásticamente su valor.

Botswana requiere más corte y pulido, así como fabricación y venta minorista de joyas, dentro de sus fronteras, dijo Moagi. De Beers ha atraído a los compradores para que fabriquen en Botswana, prometiendo una asignación preferencial de piedras.

Uno de esos compradores, Venus Jewel, abrió una planta de fabricación en Gaborone el año pasado. Aproximadamente la mitad de la fuerza laboral de fabricación de la compañía en Botswana proviene de la India, pero la compañía espera que los locales puedan eventualmente asumir la mayor parte del trabajo, dijo Lesego Matsheka, director general de Venus en Botswana.

«La mayoría de nosotros crecimos en una granja», dijo, refiriéndose a sus compañeros de Batswana. «El pulido de diamantes es algo muy nuevo».

Cualquier nuevo acuerdo con De Beers, que se beneficia en gran medida del corte, pulido y venta de sus diamantes extraídos en Botswana, debe incluir disposiciones que permitan a Botswana maximizar sus ingresos en estas áreas, dijo Moagi.

«Nadie está listo para el divorcio», dijo. “Pero si te dicen que te vayas de la casa, te vas de la casa. De Beers no es la única empresa en el mundo.

Como para demostrar que el gobierno de Botswana no tiene miedo de encontrar un nuevo socio, el Sr. Masisi anunció que el gobierno compraría una participación del 24% en HB Antwerp, una empresa belga creada hace tres años. Ella compra piedras en bruto de Lucara Diamond, una empresa con una mina en Botswana. Pero en lugar de solo pagarle a Lucara el precio de la piedra en bruto, HB paga un porcentaje del valor de la piedra pulida final.

Este modelo atrajo al gobierno, dijo Moagi. Aún así, la asociación, que aún no se ha finalizado, ha hecho sonar las alarmas entre los expertos de la industria en Botswana. Muchos se preguntan por qué el gobierno se asociaría con una empresa tan joven y pequeña cuando otros fabricantes de diamantes más grandes han estado operando en el país durante al menos una década.

Sheila Khama, exdirectora general de De Beers en Botswana, asesoró a los gobiernos sobre la gestión de los recursos naturales. Botswana, dijo, debería centrarse en cómo hacer que «valga la pena que De Beers permanezca en el negocio de los diamantes naturales y en la sociedad».

Botswana ha logrado el mejor acuerdo de participación en las ganancias que jamás haya visto entre un país y una empresa minera, dijo. Cuando estuvo en De Beers, dijo, el gobierno de Botswana recibió alrededor de $250 millones cada seis semanas en dividendos, debido a su participación en la empresa. Ahora le preocupa el efecto de la retórica apasionada.

«Si, al final, se planta la idea en la mente de De Beers de encontrar una salida», dijo, «nuestros recursos de diamantes podrían volverse estériles».

Yvonne Mooka contribuyó con este reportaje desde Gaborone, Botswana.