Ante el temor a una escalada, Biden intenta disuadir a Irán y Hezbolá

WASHINGTON – El gobierno de Biden se ha mostrado cada vez más preocupado en los últimos días por la posibilidad de que los enemigos de Israel intenten ampliar la guerra con Hamás abriendo nuevos frentes, una maniobra que podría obligar a Estados Unidos a entrar directamente en el conflicto con fuerzas aéreas y navales para defender a su aliado más cercano en la región.

La administración ha intentado utilizar vías diplomáticas y militares para impedir cualquier expansión.

El Pentágono envió un segundo portaaviones a la región durante el fin de semana, junto con aviones de combate terrestres adicionales, mientras Washington enviaba mensajes a Irán a través de intermediarios en Qatar, Omán y China advirtiendo contra una escalada.

El temor a un segundo frente se intensificó el domingo al estallar intensos enfrentamientos a lo largo de la frontera norte de Israel. Hezboláh, la milicia respaldada por Irán que controla el sur de Líbano, disparó misiles contra Israel, que respondió con fuego de artillería y ataques aéreos.

Un ataque en toda regla contra el norte podría desbordar a Israel, ya que la mayoría de sus fuerzas están concentradas en una posible invasión terrestre de Gaza, en el sur.

«No podemos descartar que Irán decida implicarse directamente de alguna manera», dijo Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden, en el programa «Face the Nation» de la CBS el domingo.

«Tenemos que prepararnos para cualquier contingencia posible. Eso es exactamente lo que ha hecho el presidente. Eso es parte de lo que ha motivado el movimiento de estos activos por parte del presidente, enviar ese claro mensaje de disuasión para dejar claro que esta guerra no debe escalar.»

Algunos expertos advirtieron de que tal escenario sigue siendo aterradoramente posible porque la vulnerabilidad de Israel quedó expuesta por el ataque sorpresa de Hamás que mató a más de 1.300 personas, entre ellas al menos 29 estadounidenses.

Hezboláh representa una amenaza mucho más grave para Israel que Hamás debido a su vasto arsenal de misiles de precisión y a sus miles de combatientes experimentados y bien entrenados.

Irán y Hezbolá pueden decidir que éste es un momento de máxima oportunidad para enfrentarse a un Israel herido, que está centrado en recuperar a 150 rehenes y destruir a Hamás como organización viable en Gaza.

Martin S. Indyk, ex embajador en Israel y enviado especial para Oriente Próximo, cifró en un 50-50 las probabilidades de una guerra más amplia.

«La posibilidad de que se extienda no sólo al Líbano, sino más allá del Líbano, es muy alta», dijo en una entrevista.

«Por eso se ve a la administración tan activamente comprometida en tratar de rechazarlos, lo que normalmente no tendría que hacer si no hubiera habido un golpe tan grande a la disuasión de Israel».

Un iraní cercano al gobierno dijo que no se había tomado ninguna decisión sobre si abrir un nuevo frente contra Israel, pero añadió que se iba a celebrar una reunión el domingo por la noche en un centro de mando de Hezboláh en Beirut para deliberar.

Después de que Hamás atacara Israel el 7 de octubre, las milicias proxy de Irán en toda la región se pusieron en alerta máxima, al igual que el propio ejército de Teherán, según dos personas familiarizadas con los cálculos militares iraníes.

Irán mismo no planea atacar a Israel si no es atacado, dijeron las personas, pero los líderes del llamado eje de resistencia apoyado por Teherán han estado discutiendo si Hezbolá debe entrar en la guerra.

La decisión final, añadieron, puede depender de lo que ocurra si las fuerzas terrestres de Israel entran en Gaza como se espera.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir Abdollahian, ha realizado una gira diplomática por la región a Irak, Líbano, Siria y Qatar, países alineados con Irán o amigos de éste, según los medios de comunicación estatales iraníes.

Mostró abiertamente el apoyo de Irán a Hamás reuniéndose con su jefe político, Ismail Haniyeh, en Doha (Qatar).

También se reunió con el líder de Hezboláh, Hassan Nasrallah, en Beirut.

Tras la reunión de tres horas de Amir Abdollahian con Haniyeh, un representante de Hamás, Khalil al-Hayya, declaró que ambos habían acordado crear «un frente más amplio contra Israel» y discutido cómo impedir el ataque previsto de Israel contra Gaza, según IRNA, la agencia estatal de noticias iraní.

«En mis reuniones con los jefes de la resistencia», dijo Amir Abdollahian, «aprendí que cuando llegue el momento de responder a estos crímenes, determinará y cambiará el mapa actual de los territorios ocupados».

En sus declaraciones públicas de la semana pasada, Biden ha dejado claro en repetidas ocasiones que apoya firmemente a Israel y ha tratado de enviar un mensaje claro a Irán mediante despliegues militares.

La semana pasada ordenó el envío del USS Gerald R. Ford, el portaaviones más grande y avanzado de la Armada, al Mediterráneo oriental junto con su grupo de escolta.

El sábado, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, ordenó a otro portaaviones, el USS Dwight D. Eisenhower, que se uniera a él.

Del mismo modo, las Fuerzas Aéreas están enviando más aviones de combate a la región, duplicando el número de escuadrones de F-16, A-10 y F-15 en tierra.

Combinados con los cuatro escuadrones de jets F/A-18 a bordo de cada uno de los dos portaaviones, Estados Unidos dispondrá de una armada aérea de más de 100 aviones de ataque, según oficiales militares.

Operaciones especiales

El Pentágono también ha enviado un pequeño equipo de fuerzas de Operaciones Especiales a Israel para colaborar en labores de inteligencia y planificación para ayudar a localizar y rescatar a los rehenes en manos de Hamás, entre los que se cree que se encuentran algunos estadounidenses.

Israel se ha resistido históricamente a que tropas terrestres extranjeras participen en operaciones en su territorio, y funcionarios de la Casa Blanca han dicho que no contemplan ninguna acción sobre el terreno por parte de fuerzas estadounidenses.

Pero si Hezbolá inicia un gran asalto, Estados Unidos podría acudir en ayuda de Israel utilizando unidades navales y aéreas para bombardear a la milicia en Líbano.

«Trasladar los dos portaaviones a la región envía una señal muy fuerte», dijo en «Face the Nation» el general Frank McKenzie, comandante retirado del Mando Central de Estados Unidos.

«Existen numerosas pruebas históricas de que Irán respeta el flujo de fuerzas de combate hacia el teatro de operaciones.

Afecta a su cálculo de decisiones.

Y como el cálculo de decisiones de Irán se ve afectado, también se ve afectado el cálculo de Hezbolá libanés».

Aun así, un iraní cercano al gobierno dijo que los mensajes diplomáticos estadounidenses enviados a través de intermediarios indicaban que Estados Unidos no tenía intención de entrar en guerra con Irán y que los buques de guerra estaban destinados a apoyar moralmente a Israel.

Esto puede sugerir una diferencia de interpretación.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que no querían una guerra con Irán, pero que enviaban explícitamente las fuerzas militares para disuadir a Teherán con la opción de utilizarlas si se les provocaba.

Los analistas se preguntan si el mensaje ha calado realmente.

Dijeron que el hecho de que Biden se sintiera obligado a enviar un segundo grupo de portaaviones sugería que el despliegue del primero no produjo el tipo de respuesta por parte de Irán que Washington esperaba o deseaba.

Otros líderes políticos estadounidenses lanzaron fuertes advertencias contra Teherán el domingo.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, dijo que si Hezbolá lanzaba un ataque de envergadura contra Israel, presentaría una ley autorizando la acción militar de Estados Unidos junto con Israel «para sacar a Irán del negocio del petróleo».

En declaraciones al programa «Meet the Press» de la NBC, Graham dijo:

«Irán, si intensificas esta guerra, iremos a por ti».

El representante Michael McCaul, republicano de Texas, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que la perspectiva de una escalada por parte de Hezbolá era real y que la implicación directa de Irán sería aún más aterradora.

«Este es el escenario de pesadilla que siempre nos ha preocupado», dijo en Fox News, y añadió:

«Eso es lo que más me preocupa».

Mal momento

La perspectiva de una nueva acción militar en Oriente Medio se produce después de años en los que Estados Unidos ha tratado de desvincularse de lo que se dio en llamar «las guerras de siempre» en Irak, Siria y Afganistán.

En estos momentos, Estados Unidos está ocupado ayudando a Ucrania a rechazar a los invasores de Rusia, aunque no con tropas estadounidenses.

Esa misión ha puesto a prueba los arsenales de armas estadounidenses y ha generado una creciente oposición en la derecha dura.

Con la petición de Biden de 24.000 millones de dólares en ayuda adicional a Ucrania paralizada por los republicanos de la Cámara de Representantes, la Casa Blanca y los líderes del Congreso están debatiendo un paquete de seguridad más amplio que combinaría dinero para Ucrania con ayuda para Israel.

También incluiría ayuda adicional para Taiwán y fondos para mejorar la protección de la frontera suroeste de Estados Unidos.

Aunque todo esto podría sobrecargar los recursos estadounidenses, Biden afirmó que Estados Unidos puede permitirse ayudar tanto a Israel como a Ucrania.

«Podemos ocuparnos de ambos y seguir manteniendo nuestra defensa internacional general», dijo en una entrevista emitida en el programa «60 Minutes» de la cadena CBS el domingo por la noche.

«Tenemos la capacidad de hacerlo y tenemos la obligación de hacerlo».

En cuanto a su mensaje a Irán y Hezbolá, Biden dijo que era sencillo: «No, no, no, no».

Hasta ahora, los combates en la frontera norte de Israel han sido limitados pero alarmantes.

Los servicios de emergencia israelíes dijeron que al menos un civil israelí murió y otros tres resultaron heridos en el ataque del domingo contra la comunidad fronteriza de Shtula. Hezbolá declaró que dos de sus combatientes murieron en el contraataque israelí.

En un comunicado, Hezbolá dijo que su ataque con misiles fue en respuesta a la muerte de un camarógrafo de Reuters, Issam Abdallah, junto con otros dos civiles muertos en los recientes enfrentamientos en el sur del Líbano.

Las Naciones Unidas dijeron que su cuartel general de mantenimiento de la paz en Naqoura, Líbano, fue alcanzado por un cohete, pero no estaba claro de quién.

Las fuerzas de mantenimiento de la paz no se encontraban en refugios en ese momento y nadie resultó herido, según las autoridades.

Tras el intercambio de disparos, el ejército israelí dijo que había designado un área de4 kilómetros cerca de la frontera con Líbano como «zona de aislamiento».

No se permitiría a nadie entrar en la zona, y los civiles que ya estuvieran allí debían permanecer cerca de las habitaciones seguras de sus casas, dijo el ejército.

«La gente se está preparando para lo peor», dijo Shimon Guetta, presidente del consejo regional de Ma’ale Yosef, que supervisa Shtula.

c.2023 The New York Times Company